La vacunación de personas con parálisis cerebral y su entorno debe ser prioritaria para garantizar su seguridad.